¡lluvia de millones!

fuente: brujas

«Brujas»: El punk también será femenino, o no será

Cuando los chicos empujaban a las chicas durante los conciertos, Kathleen Hanna de Bikini Kill decía: “Todas las chicas al frente...dejen que las chicas estén al frente". BRUJAS, el documental de Carmen Rojas Gamarra sobre la escena punk y hardcore madrileña, refleja una escena en donde se hace realidad la frase aquella de ‘girls to the front’. Es una forma de decirnos que: el punk también será femenino o no será. Así lo ha sido desde Patti Smith, Kim Gordon, Courtney Love, y lo sigue siendo hoy cada vez que una chica esté sobre o debajo del escenario. El jueves 22 de noviembre BRUJAS se proyectará a las 6:00pm en la PUCP. Ingreso libre, previa inscripción para externos. 

Publicado: 2018-11-09

Dentro de la familia del rock, el punk es el hijo rebelde, el que comienza a toca sin saber tocar, el que grita, el que protesta, el que habla de política, el que lleva los cabellos de colores y la ropa negra, el que no sabe bailar, el nada delicado, el rudo, el que lo políticamente correcto le va muy mal. Y si encarnas eso en una chica, pues, todo es exponencialmente ‘peor’, porque como reza el dicho de la sociedad conservadora en que vivimos: “eso no es para señoritas”. ¿Suena familiar? Virginie Despentes lo ha dicho ya en Teoría King Kong: “El punk-rock es un ejercicio a través del cual se dinamitan los códigos establecidos, especialmente los de género… Ser punkarra implica forzosamente reinventar la feminidad”. 

Muy bien. Ahora estamos en el CBGB Bar, mediados de los años 70. El bar de Hilly Krystal acoge a bandas de rock con la única condición que no sean conocidas. Junto a novatos grupos como The Ramones, The Stooges, en esa misma movida, está una chica como Patti Smith. Repito una chica. Quién diría que se estaba forjando una escena punk neoyorkina en esos momentos, quién diría que esa chica de veintitantos años llevaría después el título de ‘madrina del punk’ e influenciaría a tantas bandas posteriores

Quién diría eso, si el rock ha sido siempre un espacio históricamente masculino.

Desde Patti Smith, Debbie Harry (Blondie), Nico (The Velvet Underground), Kim Gordon (Sonic Youth), Bikini Kill, Courtney Love, hasta las bandas que existen hoy y tienen entre sus integrantes a mujeres tocando una guitarra, un bajo, una batería o llevando la voz principal, pasando también por las chicas que van a conciertos con otras chicas, con sus novios o novias, que se meten al pogo, o simplemente que van solas y están observándolo todo por primera vez: el punk también será femenino, o no será. 

                                                                ***

Carmen Rojas Gamarra comenzó a ir a conciertos de punk rock desde los catorce años. Empezó escuchando bandas extranjeras como Green Day, NUFAN, The Ataris, y grupos nacionales como Diazepunk, Asmereir, Dalevuelta, La Forma. Pero dentro de todas las bandas peruanas, solo reconocía a dos mujeres: Sandra de Atómica/Metadona y Claudia de Ni Voz Ni Voto. Desde el 2012, ella y su hermana decidieron fundar el colectivo audiovisual YURAQYANA y comenzar a grabar a bandas de la escena. Hasta hoy han grabado a 6 Voltios, Los Belkings, Los hijos del culto, Él mató a un policía motorizado, y varios más.  

En el 2017, Carmen estrenó su primer largometraje: «Brujas» (2017), un documental sobre la escena punk madrileña contemporánea femenina. “No somos un grupo de chicas, somos un grupo de punk. Porque ya basta de esa etiqueta de ‘grupo de chicas’”, se escucha en una parte del teaser de la película. Brujas es también una manera de decirnos que el punk será femenino, o no será.

El documental refleja una escena en donde se hace realidad el conocido lema aquel de ‘girls to the front’. Cuando los chicos empujaban a las chicas durante los conciertos Kathleen Hanna de Bikini Kill decía: “Todas las chicas al frente, no bromeo chicos, por una vez en sus vidas, vayan atrás… dejen que las chicas estén al frente…”.

Las bandas que aparecen en Brujas (Troika, Violeta Vil, Wanda & la mujer pantera, Meconio, Perra Vieja, Las Odio, Heksa, Genderlexx) son grupos de la movida de Madrid (España), conformadas por mujeres, que ahora mismo están haciendo rock rabioso y ruidoso, que tienen algo que decirle al patriarcado en sus canciones, que hacen fanzines, que se tiran al piso al compás de la música sin reparos, que tienen tatuajes, cabellos de colores, parches en las prendas, en pocas palabras, mujeres que evaden el estereotipo clásico de lo que la sociedad nos ha dicho que debe ser, decir o hacer una "chica", y que si quieren tocar la música que les apetece, lo hacen con otras chicas y ya. Luego de ver el documental te dan ganas de que todas ellas sean tus amigas.   

¿Por qué crees que no hay muchas bandas de rock integradas por mujeres aquí?, le preguntamos. “Creo que es como un círculo vicioso, si desde chicas no vemos a mujeres en los escenarios no vamos a tener los referentes como para pensar que también podemos hacerlo. Me pasó a mí, fue recién cuando vi « The punk singer» y descubrí a Kathleen Hanna y todo el movimiento Riot Grrrl que me di cuenta que las mujeres también podíamos. Fue un gran descubrimiento e hizo que me empiece a cuestionar muchas cosas, como la poca presencia femenina en la escena”, dice.

“Ayer, después de la proyección de Brujas en la Semana de Cine de la Universidad de Lima, se me acercaron dos chicas jóvenes, me dijeron que estaban muy emocionadas, que son feministas y están empezando a escuchar punk/rock y que estaban muy inspiradas por todas las bandas. Eso es lo que quiero, que más mujeres se sientan inspiradas por el trabajo de otras mujeres, unir fuerzas, levantarnos y tomar acción”, agrega Carmen, quien además es miembro del colectivo feminista María Landó, dedicado a visibilizar la presencia de mujeres en la industria musical nacional.

                                                         ***

¿Podría existir algo así de riot grrrl como lo que trasmite Brujas en el Perú? Actualmente, tenemos bandas de rock que incluyen a mujeres en sus bandas (desde NVNV, Atómica, Moldes, Los Lagartos, hasta lo ultimito que es Perra Vida, Fantasma, Santa Madero) pero muy pocas de punk, y menos conformadas solo por mujeres. Actualmente, el discurso de las bandas en general no escapa al discurso clásico del amor romántico, en su lado más crítico está más cerca a hablar de política, que de denunciar al patriarcado, a las distintas formas de machismo o intentar acaso representar figuras que escapen al estereotipo de ‘lo que debe ser una mujer’. 

Lo cierto es que forjar una movida así, no es solo tarea de chicas, sino también es responsabilidad toda la gente involucrada en la escena: que cuando alguien quiera formar una banda, no solo llame a sus amigos para el casting sino también a sus amigas; que cuando alguien organice un concierto incluya en su cartel a bandas destacadas con integrantes mujeres; que nos sorprenda no encontrar a una chica en el pogo porque cada vez se hace de lo más normal; que nos parezca estupendo que haya cada vez más mujeres managers, productoras, cineastas o escritoras de rock, ocupando roles antes solo protagonizados por hombres, porque eso indica que las cosas algo están cambiando.

kim gordon de sonic youth, también autora del libro "la chica del grupo".

Carmen dice que una manera de combatir el machismo en la industria musical es “poniendo el tema en discusión, hablarlo no sólo entre mujeres, sino que también los hombres se sumen a la conversación y a esta lucha y pidan que más mujeres sean incluidas dentro de los carteles”. Entre sus bandas favoritas actualmente hay bandas de hombres y también de mujeres, porque no se trata de quedarnos con unos u otras: “Pixies, Yo la tengo, The Ataris, Sonic Youth, Title Fight, Fenix tx, Triángulo de amor bizarro, Juana Molina, G.L.O.S.S., Bratmobile, Electrelane, My Bloody Valentine, American Football, Jimmy Eat World, Big Thief, Blink 182, Broken Social Scene, Yuck, Kemuri, Planet smashers. De Perú: Procrastinación 1 Yo 0, Asmereir, Los Huaycos, Perra Vida, Montaña Negra, Juan Gris, Baby Steps, Los hijos del culto, La Forma, Aeropajitas”, fue la lista que nos pasó. 

Comencemos nosotrxs también por revisar cuántas mujeres hay entre las bandas que están en nuestro playlist personal.

Porque no se trata de elegir entre Sid Vicious o Patti Smith. No se trata de eso. Se trata de crear una escena en donde, en el futuro cercano, hayan más Nicos puedan cantar en The Velvet Underground, más Blondies puedan tocar en el CBGB Bar, más Patti Smiths puedan ser íconos que influencien a nuevas bandas, en el mundo del rock y el punk rock, tradicionalmente protagonizado por hombres. El punk también es para las mujeres, porque el rocanrol no tiene sexo.

En YOUCANSAYFUCK, creemos que el rock es un espacio de libertad para todos, y que también debe serlo para todas. Por eso, hemos organizado, la proyección de Brujas, el documental de Carmen Rojas Gamarra, en la PUCP, gracias y en conjunto con el Centro Federado de Letras. El ingreso es libre (previa inscripción para externos). Pasa la voz.

                                           #BRUJASenlaPUCP

jueves 22 de noviembre

hora: 6:00 p.m.

ingreso libre para la comunidad PUCP

ingreso libre para externos, previa inscripción aquí ► https://goo.gl/mvSdaP

evento aquí ► https://www.facebook.com/events/277397083118646/


En YCSF, el rocanrol es nuestra cultura y nuestra contracultura. Si significa lo mismo para ti, suscríbete aquí. En twitter estamos como @youcansayfuck.


Y O U C A N S A Y F U C K también ha publicado:

Festival Sideral: El indie latino unido jamás será vencido

“Circo V.I.P.” de Ni Voz Ni Voto: ¿Dónde quedó el arte, está en un burdel?

5 años de El Anexxxo: ¿Cuál es filin de tener una tienda de discos hoy?

El rock peruano de todos los días (no solo cuando hay festivales), por Carlos García

Soundtracks de rock independiente peruano en el cine nacional: ¿sin radio pero con pantalla?


Escrito por

escarlata

Diana Joseli. Editora DIY en YouCanSayFuck.lamula.pe. En twitter estamos como @youcansayfuck. Correo: contacto.ycsf@gmail.com


Publicado en

YOUCANSAYFUCK

El rocanrol es nuestra cultura y nuestra contracultura. Foto de portada: Raúl García.