No se relaja y se queda en casa

foto: getty images

"Sólo sé que es un buen lugar": ¿Dónde quedan los CBGBs Bar en Lima?

En Lima no tenemos un CBGB Bar, propiamente dicho, pero tenemos más de un buen lugar con un espíritu similar, para escuchar los estilos más diversos de rock en vivo, para poguear, bailar, cantar o gritar, solos o acompañados, todavía hoy, al menos hoy. Aquí la nota. Ah, y "si te hace falta un amigo, ¡no hay problema!, la casa invita". Ahí nos vemos.

Publicado: 2017-05-17

Hilly Krystal fundó el CBGB en 1973, en Bowery 315 en Manhattan (Nueva York) con ánimo de convocar a bandas de Country, BlueGrass y Blues, de ahí las iniciales del club. Sin embargo, a su local comenzaron a llegar bandas como Television, Patti Smith Group, The Ramones, Iggy Pop, Blondie, Dead Boys, The Police, Talking Heads, conformadas por muchachos que buscaban lugares para dar sus primeros conciertos. Esta música no era del estilo de Krystal, pero tenían “algo” como él mismo decía, así que las acogió, les dio un lugar donde tocar por primera vez, a muchos los sacó de la calle. Las bandas pronto salieron en notas de prensa, y como sabemos hoy se han convertido en íconos del rock mundial. Con movidas como la del CBGB se inició una de las movidas musicales y contra-culturales más revolucionarias del último siglo: el punk. (Ver aquí una película sobre el CBGB)

En Lima, cuando las primeras bandas punk anglo comenzaron a circular por los oídos de algunos rockeros citadinos, un grupo de bandas decidió adoptar el lema punk “DIY” (Do It Yourself – Hazlo Tú Mismo) como principio para hacer su propia música. Sin restricciones, componer temas propios y cantar en español, a punta de instrumentos hasta las patas, con músicos que no sabían tocar, como toda movida punk que recién comienza, y con su respectiva lisura y tema social de por medio, por su puesto. Los grupos de la movida subterránea de los años 80, como se recuerda, tocaron en lugares como el No Helden, Carnaby y los históricos: El Hueko y La Hato Hardcore. Posteriormente, en 1998 se inauguró otro lugar también emblemático para la movida: El Averno en Jr. Quilca.

A inicios de los 2000, bares como El Florentino, El Keko Bar, Barlovento, El Free, El Bunker, el Bar de Bernabé, acogieron a bandas de la movida del punk melódico y el ska. Curiosamente, más tarde espacios de partidos como los locales del Partido Socialista, el Partido Fonavista, el local del Partido Popular Cristiano, y el MAS, también sirvieron para que las bandas organicen sus propios eventos y den sus primeros conciertos. La Casa Túpac fue también una iniciativa importante para grupos de artistas y músicos como la gente del Colectivo Descabellado.

Varios de estos lugares hoy en los más actuales años mileniales, sin embargo, ya no funcionan más como tales. Y si bien hay festivales que son bacanes, en espacios públicos, parques, plazas, en los bares siempre es donde nace y se hace el rocanrol. ¿Qué lugares íntimos nos quedan para escuchar hoy en día a las bandas de la escena independiente? Aquí, el dato.


VICHAMA BAR

La mente EN VICHAMA ROCK BAR. FUENTE: VICHAMA 

Más del 50% de las bandas de la escena contemporánea fácil han tocado en este bar ubicado en Jr. Carabaya 945 (Centro de Lima). Ahí no más al frente de la Plaza San Martín. Es un espacio pequeño, pero ameno, buenos tragos. Hasta hace un tiempo el calor era casi insoportable a falta de ventiladores, sino fuera porque hay espacios separados con mesas para conversar y tomarse un trago con más aire, pero en fin parece que han comprado algunos nuevos. Y si no, ponte pilas Tío Vichama. Las entradas de sus conciertos suelen estar a la venta en El Grito o el mismo día en la puerta. Llega temprano porque el bar revienta pronto, y la música siempre es de lo mejor.


SARGENTO PIMIENTA

COLECTIVO CIRCO BAND EN EL SARGENTO PIMIENTA. FUENTE: SARGENTO 

Este bar ubicado en Av. Bolognesi 757 (Barranco), le debe su nombre al título de la canción “Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club” de The Beatles. Es un espacio más grande, decorado con históricos afiches de conciertos y bandas de la escena. Hay dos barras para comprar bebidas sin problemas de largas colas, buena ventilación, baños limpios, buenos tragos, buena acústica. Para la mayoría de sus eventos, se puede comprar pre-venta vía Joinnus. El Sargento como iniciativa tiene hasta la actualidad 40 años de fundación, antes también se encontraba ubicado en Miraflores pero desde hace un buen tiempo fijó su única sede en Barranco. Es así que por sus espacios han pasado la gran mayoría de bandas emblemáticas de la historia del rock peruano, y lo más probable es que sigan pasando y dejando su propia huella. Aquí no hay pierde.


HENSLEY

PARROQUIANOS EN EL HENSLEY BAR. FUENTE: HENSLEY 

Lo más hardcore de lo hardcore hoy en Lima, ocurre en este bar ubicado en Av. Grau 982 (Barranco). Por el Hensley han pasado bandas nacionales reconocidas, desde las más caletas que vienen surgiendo ahora mismo, hasta grupos extranjeros como Boom Boom Kid o The Casualties. Tiene una de las decoraciones más pajas, con motivos skate, tanto que hasta hace poco fue visitada por el mismísimo Tony Hawk, considerado el mejor skater del mundo. Este bar es una belleza del ruido. También tiene otra sede en Av. Primavera 1377 (Monterrico).


EL SALÓN IMPERIAL

COCAÍNA EN EL SALÓN IMPERIAL. FUENTE: COCAÍNA

Este no es un bar. Es un lugar de mala muerte ubicado en Jr. Cailloma 824 (Centro de Lima) que simplemente no puede pasar por desapercibido entre los locales más punks de Lima. El espacio le pertenece al Partido Fonavista del Perú, pero desde hace ya varios años alquila su local para los eventos de las bandas o productoras que se auto-organizan, adaptan su tarima como escenario y ofrecen un lugar para que más grupos puedan tocar. Es un lugar de amplia capacidad, nadie morirá asfixiado, no es tan limpio, obviamente no hay papel higiénico, siempre hay chela eso sí previa cola, no tiene buena acústica pero aun así es el espacio donde ha tocado casi el 100% de las bandas independientes más contemporáneas. A pesar del más reciente incidente que ocurrió con una banda extranjera por personas ajenas a la movida, no suele haber mayor disturbio, los punks son rudos, pero son buenos muchachos. Si alguien se cae en el pogo, siempre hay alguien ofrece una mano amiga y te ayuda a levantarte.

OTROS LUGARES ENTRE BARRANQUINASHOS Y FESTIVALEROS

> Centro de Convenciones Festiva

15 AÑOS DE INYECTORES EN EL FESTIVA. FUENTE: INYECTORES

Se trata de uno de los espacios mejor adaptados para dar conciertos en Lima, ubicado en Alfonso Ugarte 1439 (Lima) Uno de los que cuenta con mayor aforo para festivales, zona de backstage tranquila para los músicos en su segundo piso, se puede escuchar un buen sonido, con capacidad para suficientes casetas de bebidas y comida, y baños portátiles, sin techo lo cual hace que ingrese fácilmente el aire. Últimamente uno de los lugares donde las bandas y productoras independientes prefieren organizar sus festivales. Puedes pasarla tranquilo, poguear en un espacio amplio, o irte más al fondo a conversar sin problemas.  


> Victoria Bar

VICTORIA BAR. FUENTE: DIFUSIÓN

Es un lugar nice ubicado en una bella casona de Pedro de Osma 135 (Barranco). Definitivamente no tiene nada que ver con bares punk, pero últimamente ha venido siendo espacio de eventos interesantes, como los recitales sobre poetas malditos como Allen Ginsberg o Charles Bukowski y conciertos más frecuentes con bandas de rock indie, propuestas experimentales, fusión o acústicas. Tiene varios espacios, como si fueran cinco bares en uno, decía una nota sobre el Victoria. Eso sí anda con plata, buen ánimo, sin prejuicios respecto a la gente locasha barranquinasha, y ponte lindo, bombón.  


+ SÓLO SÉ QUE ES UN BUEN LUGAR

FOTO: RAÚL GARCÍA PEREIRA.

Las bandas de la escena independiente del rock peruano no tienen circulación entre los medios masivos como radio y tv, y si hay algunos espacios que se están abriendo en horas particulares, pues excelente. Pero la escena da a conocer su propuesta principalmente a través de medios en internet, redes sociales, vendiendo discos, subiendo su música, y sobretodo organizando sus propios conciertos o buscando lugares donde tocar. El hecho de pagar una entrada para un concierto, consumir una botella de agua o un trago (y a más mejor, por supuesto), supone desde ya contribuir con el crecimiento económico de esta escena.  

Son espacios que además de darle cabida a música que no tiene circulación masiva, albergan culturas alternativas donde las bandas no tienen censura sobre cómo moverse en el escenario o qué decir en las letras de sus canciones. Y donde las personas van por la música, pero van también a socializar con sus amigos, a reunirse con las komunas que aún hay, a generar lazos de comunidad con gente que se identifique con lo que tocan o dicen los grupos.

Aquí las bandas no están solo sobre el escenario, los músicos caminan entre el público como uno más, saben no tienen fans que griten por ellos, tienen un público que sabe que la idolatría no tiene cabida en el rocanrol. Y toquen o no toquen bien, si conectan con la gente, pues van a ser aplaudidos y la gente va a poguear, va a cantar sus canciones, o tal vez solo se muevan un poco, o tal vez bailen solos o acompañados. Y nadie los va juzgar por eso.

Ninguno de estos espacios será un CBGB Bar. Lo más probable es que las bandas que suenan por aquí no influencien de forma determinada a bandas extranjeras (¿o quién sabe?) y menos aún se forme una nueva movida como el punk de los 70. Pero aquí es donde nace y se hace el rocanrol. Son también nuestros espacios, de los pocos que tenemos, y merecen ser valorados.

Si viene de la escena y con espíritu de la escena, como dice la canción de Leusemia: “es un buen lugar”.


Escrito por

escarlata

Diana Joseli. Editora DIY en YouCanSayFuck.lamula.pe. En twitter estamos como @youcansayfuck. Correo: contacto.ycsf@gmail.com


Publicado en

YOUCANSAYFUCK

El rocanrol es nuestra cultura y nuestra contracultura. En Twitter estamos como @youcansayfuck. Foto de portada: Raúl García.